miércoles, 4 de junio de 2008

Enfermo




Un tema al cual nadie es indiferente y de seguro a todos les llega a tocar son las enfermedades y como estaba enfermo... aprovechare de contagiarlos contando algunas cosillas.

A ver, de chico las enfermedades que mas recuerdo eran las amigdalitis, que típico terminaban con un pinchazo de antibióticos en el traste.
Parece que antes para cualquier enfermedad era una inyección y listo.
El problema es que como cada invierno tenia amigdalitis las enfermeras me dejaron como colador y con aversión a las inyecciones.

Lo mas comico de ese periodo fue que en una ocasión, en que ya con el maldito veredicto del Doc en que decía que debía ponerme la ampicilina inyectable, entonces me pusieron en la camilla, indefenso obvio... boca abajo... me bajaron el pantalón... el calzoncillo y de pronto sentí el algodón frío con alcohol... a pesar de que hervía en fiebre y poco cachaba de que sucedía y mientras escuchaba la frase mas falsa que le pueden enseñar a una profesional como son las enfermeras y que es el típico " quedese quietecito que esto no va a doler" el frío en el traste me reactivó la mente... así que hice lo que cualquier niño podía hacer en esas circunstancias. Escapé gateando sobre las camillas que estaban una frente a la otra a potopé...
Me gustaría que la historia terminara de forma más heroica y yo escapando del hospital a lo Indiana Jones por una ventana, pero no... un par de camillas más allá me atraparon las enfermeras y con ahora las medidas de vigilancia adecuadas me pincharon... OUCH !!

La segunda anécdota es un poquitín mas dolorosa así que sobre todo para los hombres... prepárense.
Cálculos renales... si, son piedrecitas pequeñas que se crean en los riñones y bajan hasta la uretra para después ser eliminadas con la orina. La comparación del dolor que producen es sólo comparable al dolor producido en un parto.
Aquí va la narración mas dolorosa de mi experiencia con este tema.
Temprano en la mañana iba caminando a tomar el colectivo, escuchando música, haciéndome a la idea de trabajar, de encontrar un buen lugar en el colectivo, cuando de pronto a una cuadra del paradero siento un pinchazo en el riñón... El dolor es inconfundible es un dolor que es la promesa de un próximo dolor aun mas grande.
De pronto la música se empezó a desvanecer y mientras el dolor disminuía sólo para continuar con mas fuerza empecé a transpirar y a pensar en que demonios hacia... como el cuerpo había continuado ahora en piloto automático me di cuanta que estaba a unos metros del paradero y con las tremendas congestiones de la mañana el llegar al colectivo era mi apuesta más segura de llegar a urgencias que el llamar por ayuda, así que medio de lado con el dolor avance tambaleando hacia la fila de personas que esperaban.
la suerte obvio hizo que llegara en 5 lugar, o sea debía esperar que se llenara el primer colectivo para abordar el segundo. Cuando llego sentía la cara mojada de transpiración y mas que sentarme me tire arriba del asiento. El colectivo avanzaba rápido mientras yo pensaba en el poder de la mente sobre el cuerpo y que ojalá hubiera sido un monje budista en ese momento porque la verdad no me resultaba la concentración, mas que al nirvana estaba llegando al infierno.
Una vez que se bajaron los pasajeros le pregunte al chofer si me podía dejar en la entrada de urgencias porque me sentía mal.
El pregunto " y que tiene compadre" yo dije "cálculos"... el respondió "UH" y aceleró para dejarme frente al edificio, me dijo que ojalá me fuera bien y que lamentaba no poder ayudarme a bajar pero debía seguir trabajando...
crucé la calle, bajé las escaleras y cada peldaño era como una bala en la espalda... cresta que dolor mas desgraciado... cuando llegué al hall del edificio los ascensores hacia urgencias no funcionaban... la suertecita !! o sea obligado a bajar más escaleras.
Llegue a la ventanilla donde me atendió la típica mujer absolutamente oficinista sin ninguna intención de ayudar sino mas bien de saber el como iba a pagar...
Una vez que se aseguró de que todo estaba ok ( no tenia dicom y tenia isapre ) me dijo que esperara, por suerte me hizo pasar rapidito un enfermero que mientras me subía a la silla de ruedas me tomaba el hombro con empatía y diciéndome "cálculos.. pucha compadre, ya te van a atender" me subí a la camilla y me puse de lado buscando alguna forma de que doliera menos cuando llego un doc. al que le dije que eran cálculos renales... el me dijo " y como sabes tu ? "... yo... "porque ya he tenido".. el: "ahhh"...
Al ratito llego la enfermera con una bolsa de suero y la intravenosa... el pinchazo fué como una cosquilla al lado de los caculos y pronto empezó a gotear en mis venas la droga diluida y así cuando a la bolsita de suero ya casi no le quedaba nada... el dolor... EMPEORABA !!
Se me arrancaban los quejidos mientras por afirmarme de la baranda de la camilla empezaba a sonar un traqueteo que preocupó al doc...
Me dijo, (yo creo que para amedrentar) si sigues así te voy a tener que operar... yo le respondí que si así se me quitaba el dolor "opere nomás"... asi que medito un poco y le dijo a la enfermera "ya póngale nosecuantitos mm de morfina"
La niña se acercó con la jeringa y zuácate que me la inyecto de una a la vena, sin goteo ni nada, de una nomás.( debe haver sido medio sado la lola, demas q el uniforme lo usaba en su vida privada tb ).
Lo que sentí fué como si me hubieran inyectado agua hirviendo... que rápidamente viajo del brazo al corazón y de ahí se repartía por el cuerpo. Todo eso en menos de un segundo, lo que me hizo levantarme como resucitado de la camilla con un UUUGHHHH...
La enfermera me afirmo poniendo su mano en el pecho y me recostó en la camilla diciéndome..ya va a pasar, tranquilito... ( mas mentiras... las enfermeras no son de fiar ).
Bueno efectivamente de ahi el dolor se atenuo bastante y el doc me mando en silla de ruedas a una ecografia... sep, la misma que le hacen a las embarazadas...
Me tiraron una camilla, me pusieron un gel asqueroso en la guata y el tipo empezo a buscar... cuando de pronto dijo "ugh"... aqui hay uno y es grande, de 3 mm... uhh aca hay otros 2, uno de 4 y otro de UhHHHhhH 5mm... esto ya no es operable, están listos para salir... "suerte compadre"...
A ver, cuando ya se terminan los " no te va a doler nada" y empiezan a decirte "pucha", "suerte" o"mm si la verdad duele" es como para preocuparse, asi que en eso iba pensando mientras me bajaban el la silla de ruedas a urgencias nuevamente.
Me tiré a la camilla nuevamente con dolor, el doc vio los examenes y dijo... "ok, más morfina"... Mientras recordaba Trainspotting le aproveche de decir a la enfermera "porfi ahora mas despacito" y ahi fue pioooooooooola.... el mismísimo viaje psicodélico con coloooooressshhh assshiii... ahhhh y todo empzo a ser taaan liiiindo y suaaave no importaba nada y todo se volvia como acuoasmente etéreo.
Despues de eso y con varias escenas perdidas recuerdo estar orinando en un vaso grandote en mi baño, uno de esos litro que regalan en los combo ed los patios de comida...
mientras me dedicaba a lo mio afirmando mis problemas senti un poco de ardor y en el extremo de mi ser, en la salida misma y negandose a salir estaba el culpable del dolor, un calculo con la forma de una piedrecita oscura y maléfica.
De ahi solo recuerdo un sueño laaaargo y descansador, y un moreton en el brazo que me hacia parecer como si usara drogas duras.
De hecho cuando volví al trabajo no me miraban a la cara sino mas bien al brazo y diciendo claaaro... "calculos"...


Coke

4 comentarios:

goloviarte dijo...

he añadido tu blog en la etiqueta"personales"en aquiestatublog
pásate y disfruta de otros blog y si quieres mira algo de publi,eso valora mi trabajo,gracias

Rocio dijo...

pariste una piedra, te dijo papi por lo menos??

Carolina Quiroga dijo...

uuuuuuh..q terrible experiencia la que tuviste q vivir!! sabía q eran tremendos dolores los de los cálculos, y sobre todo los másculinos, pero con tu historia veo q la realidad supera a la ficción. Lo peor es q dicen q siempre vuelven...muaaaaa.. . pero espero seas la maravillosa excepción.
Me gusta tu forma de contar las historias,genial leer así.
un abrazo y supongo q ya no tengo q decir esa dolorosa frase para q sepas quien soy jeje (y lamento lo q pasó con el amigo de tu viejo y la entrada q no lo fue... así es la vida, como homero nos lo dice sabiamente ;D)
un beso!

chauu

Yop, Barbara para los amigos dijo...

jajaj, oiga, la foto es pa que lo cuide esa enfermera, jajajajja

saludos,